Consejo de Ancianos del Reino Geek - Parte 2

En la segunda entrega de la entrevista de Alex Pappademas para GQ, de seis de las mentes más grandes detrás de la pantalla chica; J.J. Abrams, Roberto Orci, Alex Kurtzman, Bryan Burk, Carlton Cuse y Damon Lindelof nos cuentan acerca de los espectadores, la organización de la trama y algunos otros secretos de una entrevista que vale la pena leer.

Traducción Aproximada

Leer más +++




GQ: Para el final de la primera temporada de "Fringe", introdujísteis la trama de la realidad alternativa. Ese era un giro que inicialmente habíais planeado guardar para la tercera o cuarta temporada, ¿verdad?

Alex Kurtzman: Es cierto.

Roberto Orci: Ese era otro caso de querer jugar el juego.

JJ Abrams: Sabíamos que íbamos a hacerlo, simplemente no pensábamos que lo mostraríamos tan pronto.

Kurtzman: Pasamos mucho tiempo hablando, antes de que empezáramos a escribir una sola palabra del piloto, sobre varias ideas, y lo que el mundo era. Sabíamos que finalmente queríamos revelar que había un universo alternativo, y aprendimos, de "Lost", cómo de importante era plantar un estandarte con tus intenciones. Pero nuestro pensamiento, si lo recuerdo, era que no lo haríamos hasta el final de la temporada 3. Simplemente daríamos pistas por un tiempo. Pero creo que como resultado de acelerar la marcha de la serie...

Abrams: La serie ha estado hablando sobre esas cosas, pero de este modo oblicuo, termina siendo molesto, y se sentía como que nada lo sustentaba. Así que era como, "Joder, hablemos de qué es esto". De otro modo, estaríamos haciendo referencia a algo que, o la gente ya habría descubierto para entonces, o no les importaría porque estaríamos cancelados (Risas).

Kurtzman: Y marcó una diferencia, porque una vez que nos habíamos comprometido con nosotros mismos a revelar eso al final de la temporada, pudimos realmente empezar a jugar actuvamente con las piezas para hacer que la audiencia se preguntase las preguntas correctas, así que cuando llegó la revelación, fue, "Oh, así que todo iba sobre eso".

La gran revelación es que William Bell tiene una oficina en el World Trade Center, el cual, en la realidad alternativa, está aún en pie en 2009. ¿De quién fue esa idea?

Abrams: De toda la sala. Pero recuerdo, me la dijeron, y dije, "Oh, Dios mío, ¿Podemos hacer eso?".

Kurtzman: Mi reacción fue, "No puedes hacer eso".

Damon Lindelof: Yo tuve la misma reacción. Fue como, "buena suerte con eso".

Abrams: Fue un modo muy impactante de revelar que ella no estaba en este lado.

GQ: ¿Hubo conversación sobre si era muy pronto para usar esa imagen de este modo?

Kurtzman: Definitivamente.

GQ: ¿Crees que la gente mirará a esta serie y lo verá como un producto de este momento de la historia, como se achaca la paranoia de "The Twilight Zone" a la guerra fría?

Abrams: Estoy seguro de que lo harán. ¿Puedes señalar una serie de las últimas cuatro décadas con la que no puedas hacer eso? Cada serie parece un resultado de su contexto.

Lindelof: Esta historia se ha contado un millón de veces, así que no la contaré de nuevo, pero la idea de hacer una serie sobre un accidente de avión que se estrella en una isla no fue nuestra. Fue de Lloyd Braun de la ABC. Estaba buscando un modo de hacer que eso funcionase. Así que la idea que, ya sabes, esto era en 2004, tres años después del 11-S, la idea de mostrar un avión estrellándose en una serie, la pregunta de si la audiencia estaría preparada para dejar que eso entrase en su sala de estar... todo eso no se nos empezó a preguntar hasta que comenzamos a hacer prensa tras el piloto. Obviamente pusimos cosas en el piloto, como que Sayid es Irakí, pero intentamos hacer una serie apolítica. Creo que la idea realmente interesante detrás de "Fringe", y primero de "The X-Files", es que hay un mundo en el que el gobierno sabe sobre todo aquello que tú desconoces, y esa gente está investigándolos. Pero por alguna razón, "Fringe" parece más ciencia ficción que "The X-Files".

Carlton Cuse: Tenemos ciencia y tecnología como girando fuera de control ahora mismo, y creo que la serie cuestiona la idea de que debemos abrazar todo eso como bueno. Creo que es muy complejo. Las preocupaciones de la gente sobre los avances sin regular en la ciencia y la tecnología... eso es un miedo cultural genuino que la serie aprovecha.

GQ: Y parece como, al ser una serie de ciencia ficción, eres libre de acceder a esas ansiedades de formas que no puedes en un drama estándar.

Kurtzman: Definitivamente. Porque todo siempre resulta como alegoría o metáfora. Una de las reglas que siempre hemos tenido desde el principio, con "Alias", fue nunca hacer política del mundo real. Puedes sentirla, hablar de ella, pero...

Abrams: Una vez mencionamos a Bin Laden.

Kurtzman: Y estabas como, "Lo odio".

Abrams: Estaba como, "Esto es un puto error".

Lindelof: Es por lo que en "24" nunca se identifica el partido del presidente.

Kurtzman: Lo cual es muy inteligente.

Lindelof: Es como, asumes que David Palmer es un Demócrata, pero ellos nunca usan las palabras "Demócrata" o "Republicano", incluso aunque la serie está escrita por completos demagogos derechistas.

Kurtzman: Incluso "The West Wing" inventó paises de oriente medio. Como "Qumar".

Lindelof: ¿Harold and Kumar?

Kurtzman: ¿Qué?

Lindelof: Hey, ¿puedo preguntar algo? El otro día puse el episodio de "Fringe". Lo primero es, se ve una televisión y aparece "The X-Files". Pero entonces, la segunda es, cuando Broyles comparece ante la comisión, ¡el hombre delante de él menciona "The X-Files"! No dice "The X-Files", pero sí algo como, "The X-Division before you", o "The files coded X", o algo así.

GQ: Es divertido, iba a hacer la misma pregunta.

Abrams: ¿Preguntas si tienen lugar en el mismo universo?

Lindelof: Bien, no, porque "The X-Files" es una serie en ese universo, ¿verdad?

Abrams: En la serie. Sí. Eso apareció en "Star Trek", también. Porque los Beastie Boys hacen una referencia a "Trek" en una de sus canciones...

Lindelof: En "Intergalactic".

Abrams: Sí. Y usamos "Sabotage". Así que alguien se preguntaba si había una grieta en el espacio-tiempo. Tienes razón, en ambas cosas. Lo de "The X-Files" fue cosa del director, y escribió eso otro... es un guiño.

Kurtzman: Tu confusión es la respuesta.

Lindelof: Pero me encantan esas cosas. Me gusta volver a ser un fan. Es como, en "Lost", tenemos esta brújula que Locke da a Alpert, y Alpert a Locke, y esa es la evidencia de un círculo en el viaje en el tiempo. Y la gente piensa sobre ello y les vuelve locos. Como, "¿dónde está la brújula? ¿Cómo puede existir?".

GQ: Así que os vuelve locos pensar si "The X-Files", como serie, existe en el universo "Fringe".

Lindelof: No me vuelve loco. Pienso que es fascinante.

Abrams: ¿No puedes pensar más que en eso?

Lindelof: No, hay más cosas en las que pienso...

Orci: Las primeras palabras de su hijo fueron "X" y "Files".

Lindelof: Estaba intentando comprender.

Orci: Realmente es una táctica que usa el gobierno. Filtran cosas que quieren hacer a los medios, las hacen poner como historias, como entretenimiento, así que cuando realmente lo hacen, la gente piensa, "Oh, como en esa película".

Lindelof: La cosas sobre nuestras series, que me encanta, es que piden interactividad, porque no te ponen las cosas fáciles. Dicen, "¿Qué crees que ocurrió?". Como, al final de la premiere de "Fringe", ves a Charlie tirando a Charlie Desnudo al horno, y dices, "Ok, ¿qué ha pasado aquí?". En Law & Order, tienes a dos tíos delante de un cadáver diciendo, "Esto es lo que pasó". Creo que lo que hace funcionar a estas series, aquello de lo que otras series serializadas y mitologizadas tenían miedo... era que intentaban explicarlo y hacerlo mitológico. La mejor versión de eso es, "Ok, Locke está en silla de ruedas. ¿Qué creéis que pasó?". La gente no quiere que le expliques las cosas. Pero tienes que caminar en la línea entre lo atrapante y lo confuso. De eso es de lo que hablamos Carlton y yo, más que de otra cosa.

Kurtzman: Pero hay que dar lo suficiente, sin embargo, para ser capaz de hacer lo que estás diciendo.

Abrams: Es lo más difícil de hacer bien. Y, Damon y Carlton, no creo que nadie lo haya hecho mejor que vosotros.

Bryan Burk: Espera... no grabes esto. "Heroes" lo hace mejor. (Risas)

GQ: Si esa ambigüedad es lo que creéis que hace que estas series funcionen, ¿por qué creéis que mucha gente critica a "Lost" por no explicar cosas? ¿Los frustra que la gente diga que está frustrada?

Burk: Yo puedo hablar de "Fringe". Si la gente está frustrada, es por nosotros, no por ellos. Ese es el desafío, hacerlo accesible perpetuamente. No tienes que entender nada, o participar necesariamente en la mitología, pero no quieres frustrarte viendo la serie.

Orci: Pero tienes que tomarte esas respuestas como un grano de sal. Como cuando la gente dice, "¡Oh, odio a ese villano! ¡No puedo ni mirarle! ¡Es un cabrón! ¡No quiero volver a verle!". Bueno, de eso se trata.

Lindelof: La pendiente más peligrosa, en la que nunca quieres estar, es cuando la gente cuestiona a tus personajes. Si dicen, "No entiendo por qué ese hace eso, o se porta así"... siempre puedes seguir con la mitología, pero si la gente pierde el contacto con los personajes, estás completamente jodido.

Orci: Totalmente de acuerdo.

Lindelof: Creo que Carlton articula esto mucho mejor que yo, pero nuestro sentimiento global es que la gente habla de la mitología de nuestras series, pero eso no es realmente por lo que los ven. Los dramas médicos tienen pacientes, los dramas de abogados tienen clientes, y nosotros nuestra mitología. La mitología proporciona la historia. Los personajes son la razón por la que la gente lo ve.

Cuse: El mayor modelo para nosotros no fue en verdad otra serie, fue el libro de Stephen King "The Stand", que es exactamente lo mismo a grandes rasgos. Es una novela de más de mil páginas que tiene una enorme idea en concepto, que básicamente todas las personas del mundo son arrasadas por la supergripe. Pero lo que sostiene las mil páginas son las historias de esos personajes que sobreviven. No la explicación de la mitología, sino que te ves enganchado a las vidas de esa gente. Y hace un trabajo increíble en presentártelos y mostrarte cómo se cruzan en las vidas de los otros. Y eso se convirtió en el modelo para nosotros en "Lost". El misterio esencial no era el humo negro. Era, "¿Quién es esa gente?". Nadie corre por todos lados diciendo, "¿Cómo ocurrió esta gripe? ¿Cómo la revertimos?". Es sólo una enfermedad.

Lindelof: Y más importante, la mitología, aparte de "Cómo empezó la gripe", es que está este tío llamado Randall Flagg, que es una fuerza del mal, y está esa adorable anciana que vive en las afueras de Nebraska llamada Madre Abagail, quien es una fuerza del bien, pero no se explica de donde vienen, si se conocen, si sabían que eso iba a pasar, por qué agregan gente a esa gran batalla... y ni te lo preguntas. Simplemente es el ambiente de la historia.

GQ: Eso es verdad. King nunca responde realmente esas preguntas.

Lindelof: Esa es la belleza de la televisión sobre las películas o los libros. Si Stephen King hubiese publicado "The Stand" capítulo a capítulo, y tuvieses una semana para digerir cada uno y hablarlo con tus amigos, esas preguntas hubiesen surgido. La gente estaría diciendo, "¿pero de dónde coño salió Randall Flagg?". Y cuando haces una serie de televisión, sólo das a la audiencia 42 minutos cada vez.

GQ: Es ese intercambio del que hemos estado hablando. Preparas un conjunto diferente de expectaciones cuando una serie se promociona ella misma como un misterio en evolución.

Lindelof: Yo veo dos tipos de series. Procedimentales, y series de Joss Whedon y JJ. "Felicity", en mi opinión, estaba altamente serializada. Habían bromas interanas que no intentaban tener ningún sentido para la gente que acababa de empezar a verla. Era como si rechazases a la gente que se atrevía a aparecer en la temporada 3.

Abrams: ¡No teníamos con qué seguir! No había literalmente motor para esa serie. Llegamos al episodio 3 y estábamos como, "¿Qué cojones hacemos?".

Orci: ¿No nació "Alias" por ese mismo problema? Porque tú estabas como, "Desearía que Felicity fuese una espía".

Abrams: Sí. Estaba frustrado por la falta de malos. Necesitaba un villano. Uno que no fuese las "malas notas". Sería algo diferente, de hacerse ahora.

Burk: ¿Crees que podrías hacer "Felicity" ahora?

Abrams: Sí. Sería diferente.

Burk: ¿Y seguiría en la WB, es decir, ahora la CW?

Abrams: Probablemente.

Burk: ¿Como un simple drama de personajes? Porque incluso esos programas de la CW son como, sobrenaturales ahora.

Cuse: Felicity podría hacer sido un vampiro.

Abrams: No lloraría tanto como solía.

Orci: Lloraría sangre.

Cuse: Eso resolvería un montón de cosas, si fuese un vampiro.

Abrams: Lo haría. Sería genial.

Orci: ¿Deberíamos proponer eso mañana?

Lindelof: Siempre dijiste, cuando estábamos escribiendo el piloto de "Lost", que en "Felicity", podrías haberla convertido en una espía en cualquier momento de la serie, ya que en el piloto respondía a una llamada, y ella está como, "La reina no está lista para moverse fuera del tablero", y cuelga. Y no tendrías que hacer nada por dos temporadas, pero entonces estarías como, "Oh, eso era lo que era". Así que estábamos como, "Metamos todo lo que podamos de ese tipo de cosas en el piloto de "Lost"".

Burk: ¡Oso polar!

Abrams: Esa fue mi cosa favorita del piloto. Nuestra broma era que "saltamos el tiburón" al final del primer acto del piloto.

Orci: ¿Cuál era el final del primer acto? ¿El humo negro?

Abrams: Sí.

Lindelof: No lo ves, sólo lo escuchas.

Abrams: Llegamos hasta así, y entonces dijimos a la audiencia, "Van a ver una serie donde pasan locuras. No preguntes. Sigue adelante". Y pensamos que eso nos daría licencia para hacer lo que fuese. Pero la gente seguía pensando que era un dinosaurio.

GQ: Mi esposa era una de esas personas. Creo que se rindió en algún momento, pero por mucho tiempo, estuvo esperando una explicación científica, realista, para todo lo que ocurría en "Lost".

Cuse: En cierto punto, tienes que dar un paso atrás y pensar, "¿En serio? ¿Nadie puede encontrar la isla, con toda la tecnología en telecomunicaciones que existe?". Desde el momento en que están fuera del radar y nadie aparece, tienes que empezar a preguntarte, "¿Dónde está exactamente esa isla?".

Burk: Eso es por lo que es divertido cuando la gente dice cosas como, "¿Por qué Hurley no adelgaza?". ¿En serio? ¿Hay un jodido monstruo de humo negro dando vueltas por la isla, y te preguntas por qué Hurley no pierde peso?

Lindelof: Pero te hace entender por qué algunas personas van a misa cada domingo, y otros son ateos. Mucha gente necesita que "Lost" tenga una explicación científica para todo, y eso es por lo que nuestra audiencia es ahora lo que es, porque la gente que necesitaba una explicación para todo dejó de verla. Es como, "Vale, la serie ha demostrado que mi teoría era incorrecta". Esto es otra broma que enmascara nuestro terror. Estamos haciendo la última temporada ahora, y es cuando tendrás tus respuestas. Y no vamos a esperar hasta el último episodio, las respuestas empiezan casi nada más entrar. Pero en muchos modos, la narración este año es decir a la gente que estaban equivocados. Llevan 5 años haciendo teorías. Cuando una serie como esta llega a cierto punto y de repente la cancelan, la gente se lleva sus teorías con ellos a la tumba. Con nosotros es básicamente, "no, te equivocas". Y mucha gente puede haber tenido razón. ¿Quién sabe?

Orci: Seguís haciendo lo de, "Es todo un sueño del perro", ¿verdad?

Lindelof: Sí.

Burk: Todo es el purgatorio.

Cuse: Está todo en la mente del perro.

Lindelof: No es un sueño. Eso es ridículo.



Fuente: GQ

Traducción: Gracias a nuestros amigos de Llegaron para quedarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada